EL PRELUDIO

Del latín praeludium, “algo que antecede”

Hola mis queridos lectores. En éste post les hablaré del preludio y con qué se come 😉

Pues bien, aquí voy:

En sus orígenes el preludio surgió como una pieza de carácter improvisado que servía para comprobar la afinación de los instrumentos (laúd u órgano) y para establecer el tono de afinación de los cantantes en la liturgia.

Para darnos una idea del nacimiento del preludio, que mejor que escuchar al Mtro. Enrique Nery probando su instrumento e improvisando es decir de alguna forma está “preludiando”

Vamos a suponer que el Mtro. Enrique además de probar el instrumento diera el tono a un cantante (hombre o mujer). Así es como nació el preludio.

Posteriormente se empiezan a escribir preludios ya con ciertas pautas o indicaciones, ya hay una serie de notas escritas aunque todavía hay mucho de improvisación

Los preludios también empezaron a anteceder a otras formas musicales que se interpretaban principalmente para instrumentos más que para voz. Una de esas formas fue la FUGA (de la que hablaremos en otro post).

Bach llevó al preludio y a la fuga a ser un género en sí. Importante es su obra el “Clave bien temperado” donde plasma con maestría una gama muy amplia de estilos en 24 preludios y fugas. Esta obra representa el primer ciclo para teclado donde se abordan todas las tonalidades musicales (12 mayores y 12 menores para dar un total de 24)

Aquí les presento el preludio en Eb (Mi bemol mayor) del libro II del “Clave bien temperado” que antecede a la FUGA

FUGA

Famosos también son los preludios de Chopin que también son 24 (en honor a Bach) pero que ya no anteceden a nada sino que son piezas independientes (algunos son una especie de micro conciertos) aunque antes el pianista y compositor Hummel ya había escrito 24 preludios también como una forma independiente (que no antecedía a otra forma)

Aquí les dejo 2 preludios de Chopin

También Debussy compuso preludios para piano aunque sin pretensión de ordenarlos en las 12 tonalidades mayores y las 12 menores, aunque también son 24 los preludios de éste.

Debussy también compuso el “preludio a la siesta de un fauno” que en realidad no es un preludio sino un poema sinfónico.

Casi todos los compositores han compuesto preludios y sería extenso enumerarlos así como poner el audio de todos ellos.

Para que este post sea también como un preludio me despido con algo más contemporáneos. Un preludio del compositor mexicano Mario Ruiz Armengol y otro del compositor ruso Nikolai Kapustin. ¡Disfrútenlos! Nos vemos pronto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *